Flores de abril

«…el repartidor de la floristería que había al principio de la calle, últimamente, traía flores a diario, pero no quería decir quién las mandaba ni para quién eran…».

sinopsis

Abril tiene diecinueve años. Le encantan las manzanas, las flores, el mar y la playa, y está enamorada de Tomás. Tomás estudia en Galicia y pasa las vacaciones de verano en Mallorca, en la casa de los padres. Abril y Tomás vivieron allí gran parte de la infancia juntos, son amigos de toda la vida, crecieron como hermanos, pero ya no son niños, y tampoco se ven como hermanos.

Flores de Abril es una novela que nos habla del descubrimiento y del despertar del amor. Dos jóvenes, una mujer y un hombre, y la seducción, las inseguridades, los celos, los encuentros y las alegrías, los enojos y las distancias, las sensaciones, el deseo y la pasión en una danza amorosa con el aroma del mar y de las pieles, y con el perfume de las flores.

“El olor a violetas y plátano del perfume de Abril seguía siendo tal y como lo recordaba. Podría encontrarla en un estadio de fútbol con los ojos cerrados.” 

^

Amistad

^

Amor

^

Crecimiento personal

^

Familia

Capítulo 1

ABRIL

 

Vi a Natalia en la cocina a través de las puertas francesas del jardín. Estaba sentada en su silla favorita, con un tazón enorme lleno de cereales Cap´n Crunch. Los había descubierto en un viaje a EE. UU. y ahora hacía que se los mandasen por transporte dos veces al año.

—Hola, Nat —saludé.

Mño-la —contestó con la boca llena.

—Tranquila, no pares por mí —respondí alegre, mientras le daba un beso en la mejilla y me sentaba a su lado.

Cogí una manzana del frutero y, disimuladamente, comencé a ojear la puerta de entrada a través del pasillo.

—Todavía no han llegado.

—¿Quién? —pregunté, dando un mordisco a la manzana.

—El hombre del saco… Mi hermano, ¿a quién más podrías estar esperando? Todavía no llegó, el vuelo viene con retraso.

—Bueno, ¿qué más da? Para el caso que me hace.

 

Tomás y Natalia eran mis mejores amigos, los había conocido hacía catorce años, cuando mi padre y yo nos mudamos a España tras el abandono de mi madre.

Sí, mi madre nos había abandonado por un cocinero galés que había conocido una noche en una fiesta de trabajo. Triste, ¿verdad? Amor a primera vista, así lo describió mi padre cuando me dijo que mamá no viviría más con nosotros.

Mi padre aceptó una oferta de empleo en una empresa de turismo superimportante. El trabajo consistía en organizar las vacaciones a gente mega rica con poco tiempo o ganas para hacerlo ellos mismos. Y cuando digo organizar me refiero a todo: estancia, transporte, visitas y conseguir los caprichos y excentricidades que se les pudiesen ocurrir durante su estancia. Era un buen trabajo y, como era el mejor, se lo pagaban muy bien. Lo malo, que pasaba más tiempo fuera de casa que en ella.

Cuando llegamos a la isla, yo solo tenía cinco años y no me podía dejar sola, pero tampoco me podía llevar con él. Así que empecé a quedarme en casa de Nat. Dormíamos juntas, íbamos juntas al colegio y comenzamos a compartirlo todo. Incluso a Tomás, su hermano. Con el tiempo se convirtieron en mi nueva familia.

Tomás es cuatro años mayor que nosotras y, a mi pesar, hace dos pidió el traslado a la Universidad de Vigo en Galicia para estudiar en la Facultad de Filología y Traducción.

 

—¿En qué piensas? —Nat interrumpió mis pensamientos.

—En nada —contesté mientras tiraba los restos de mi manzana a la basura—. ¿Dónde está tu madre?

—Ha ido a buscarlos al aeropuerto, llamó hace cinco minutos para decirme que llegarán para la hora de comer.

—Ajá.

—Este verano no viene solo —acotó Nat.

Chapters

Páginas

Sumérgete en las páginas de esta novela romántica juvenil, donde los corazones se entrelazan en un entorno de amistad sincera y relaciones familiares enternecedoras, mientras las playas idílicas añaden una pizca de magia a cada página.