Seleccionar página

¿Alguna vez te has arrepentido de tus deseos?

Yo sí, ahora mismito, mientras escribo me estoy acordando de mí misma y de todos mis familiares vivos y no tan vivos.

Desde que he sido madre por segunda vez me he sentido agotada, sobrepasada y en alguna ocasión, enfadada. El motivo, la fatiga, nada más que un cúmulo de falta de sueño y estrés por tener que dedicar las 24 horas del día a mis hijos.

Con la de cosas que tenía pensado hacer durante mi baja de maternidad…

No es igual ser madre de uno que de dos… ni me imagino cómo debe ser el día a día de una familia numerosa. No quiero saberlo.

Llevamos un par de añitos de aúpa con el dichoso COVID de los…. (insulto libre a su elección), hasta ahora en casa (y en la familia en general) lo habíamos capeado como auténticos maestros: con accidentes, ingresos hospitalarios y días de urgencias incluidos, era casi un milagro. Pero al fin ha llegado el día, el COVID ha entrado en casa, con algo tan simple como una competición deportiva (infantil).

Primero fue mi marido, dio positivo en test de antígenos así que se hizo una PCR (soltando la pasta porque, aunque el Sergas los hace, por miedo a contagiar a los niños, preferimos quitarlo del medio lo antes posible). Como en ese momento yo di negativo, pasé a ocuparme de los peques al 100%.

¿Cuánto me duró el negativo? Horas, literalmente, horas.

Esa misma noche comencé a tener mocos, es el único síntoma que he tenido hasta ahora, por miedo a contagiar a los peques, me repetí la prueba y… un tremendo positivo (en antígenos).

¿A qué viene todo esto y qué tiene que ver con mis deseos? Pues a que llevo unos días lamentándome de que quería un poco más de tiempo para mí y mi marido… sin niños.

Sí, lo sé, suena horrible lo que acabo de decir. Amo a mis hijos más que a nada en el mundo y ahora me veo pasando una cuarentena sin ellos.

Mi marido y yo estamos aislados. Yo estoy pendiente de que me llamen para hacer la PCR y aún tengo una ligera esperanza de que el resultado sea negativo, que lo dudo, pero la esperanza es lo último que se pierde.

¿Alguna vez te has sentido como yo?

Sé que es habitual, y sé que expresar en alto que me gustaría tener un par de horitas para mí, para mi pareja o simplemente para darme un baño exprés (porque tengo una niña que solo duerme si la tengo en brazos), no me hace mala madre. Llevo todo el día sin mis polluelos y no sé cómo voy a hacer para pasar estos días alejada de ellos.

Ajo y agua. Y a llorar, a la calle de la llorería.

Mi madre

Fin de año sin niños y ¿Reyes? A mí me va a dar algo como tenga que pasar el día de reyes sin ellos.

¡EL PRIMER DÍA DE REYES DE MI NIÑA!

Pero como tengo que buscar el lado positivo a la situación, si buscas siempre encontrarás algo bueno de todo (o casi todo, que tampoco soy tan positiva), voy a dejar de procrastinar y me voy a poner a trabajar.

Feliz año nuevo 2022 y que todos tus deseos se hagan realidad. (Cuidado con lo que deseas).

Una amiga

Imagen de la Mona Lisa sacada de Pixabay, ofrecida por sumanley

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.    Más información
Privacidad